viernes, 18 de abril de 2014

TEARS FOR FEAS - SONGS FROM DE BIG CHAIR

El segundo álbum del dúo británico fue todo un asalta a las listas europeas y confirmaba lo que se intuía con su predecesor.
Que no eran un dúo electrónico al uso como nos podríamos imaginar, sino que la utilizaban para desarrollar su sonido que se encontraba más cercano en el fondo al Pop y al Blues.
Eso no es malo, y menos para ello, que vieron como su popularidad subía muchos enteros, y lo que es mejor aún, hicieron un gran trabajo.
En el 85 no había sitio que se considerase moderno que no pinchara Shout (buenísimo)  y Everybody Wants To Rule The World (bajo mortal y estribillo histórico).
No sólo, por suerte, había estos dos temas, el disco es completo y moderno para su época, con un sonido envidiable y una producción estupenda.
Mothers Talk es un potentísimo tema con unas programaciones impresionantes que no tiene desperdicio alguno y que puede que fuera el único que hubiese encajado en su anterior disco con otra producción más sencilla.
También salió como single. De hecho, este disco tiene ocho temas, y salieron cinco en formato single.
Lo cual nos da una idea del éxito del disco.
También en la cara a estaba The Working Hour, un medio tiempo con toques blues y tranquilo que sienta bien escucharlo.
La cara b comienza con I Believe en clave de blues con toques Jazz. Tranquila y con un sonido claro y cristalino.
Termina la tranquilidad y Broken nos despierta con un comienzo buenísimo. Bajo y batería percuten en tu cerebro e incluso agradeces esa guitarra punteando por el medio de ellos.
De repente la canción se funde, como si fueran una, con Head Over Hells también un gran tema que, a sú vez, vulve a fundirse con Broken y consiguen un efecto de directo, pues al final se oyen aplausos como en un concierto.
Dichos aplausos engarzan con el último tema Listen, que me parece de esas pequeñas joyitas escondidas en los Lps.
Tiene un toque blues, pero los efectos y los sonidos de fondo, así como el final me parecen muy interesantes, creando una buena atmósfera.
Un gran trabajo en su conjunto, más allá del éxito que tuvieron.
Un disco que, sólo por el sonido conseguido ya valdría la pena escucharlo.
El último disco que tengo de ellos, ya que después salvo el tema Showing The Seeds Of Love (sicodelia Beatles total) ya no me generaron más interés.
Pero eso es otra historia.


No hay comentarios :

Publicar un comentario