domingo, 13 de abril de 2014

ROXY MUSIC - AVALON

Sé que muchas veces da la sensación de que me tengo que justificar porque me guste tal o cual disco.
No es eso, simplemente que sabéis que pienso que cada opinión es válida en el mundo musical y que hombre, si a me no me gustan sentencias de los demás, pues tengo que predicar con el ejemplo.
Dicho esto, os diré que, será porque me encantan la literatura fantástica, tipo Dragonlance, con sus guerreros, elfos, enanos, trolls, y demás, pero a mí esta portada me parece sencillamente magnífica.
Curiosamente este es la única del grupo en que no salen modelos buenorras  enseñando sus cuerpos curvilíneos.
También supuso su último disco como Roxy Music, aunque si bien Brian Ferry mandaba desde los comienzos, y más todavía a partir de la marcha de Brian Eno en su segundo trabajo, aquí bien podría haber firmado el cantante sólo. O casi.
Siempre dejo el casi porque soy de los que piensa que Roxy Music eran también Phil Manzarera y Andy Mackay, en un discreto segundo plano, pero estaban.
El grupo siempre contó con grandes temas, pero tal vez los Lps no fueran todo lo redondos que cabía esperar.
Y sin embargo este trabajo es redondo, una delicatesen de Soft Rock con más elegancia, si cabe, a la que nos tenían acostumbrados.
Allá quedaba el Glam y los sonidos Art Rock de sus comienzos. Este último trabajo se grabó en el 82.
More Than This, o sobre todo Avalón, han quedado como pequeñas gemas de los 80. Y ya valdría la pena tener este disco por estos dos temas, pero la elegancia continua con Tak A Chance With Me o ese pedazo de joyita instrumental que es India.
La voz de Brian sigue siendo de las más embaucadoras de la música. Elegante, cautivadora, sensual y capaz de subir temas a casi lo sublime como en el caso de To Turn You On y de True To Life.
El sonido es cálido, brillante, pulido, sin sobresaltos, pero ¡Quién los necesita!
Como en la portada, si pinchas este disco en las tardes de primavera, cuando esté poniéndose el sol,  o en una noche tranquila, sentirás un placer especial.
Un placer especial que discos como éste logran crear.


CRYSTAL CASTLES - CRYSTAL CASTLES

En la anterior entrada, que hablé de Trust, nombré este grupo que también es canadiense y que editaron su álbum de debut en 2008.
Un disco que me sorprendió cuando salió pues me pareció un soplo de aire fresco dentro del panorama muscial, y más concretamente dentro del ámbito electrónico.
Si recordáis, no comparé a este grupo con Trust, porque el sonido si que es electrónico pero no significan que hagan lo mismo.
Y también hicieron dos grandes discos.
Crystal Castle me sorprendieron porque usaban el Synth Pop menos arriesgado, aunque ciertamente tampoco era melodioso, y también otros temas estaban cargados de Glith, de sonidos ásperos con mezcla de terrorismo digital.
En el disco supieron colocar muy bien los temas porque el disco consigue que avance de una manera impresionante y que no te enteres del tiempo que ha transcurrido.
En pocas palabras, supieron mantener ese equilibrio entre lo cuasi experimental (sonar raro no es ser experimental, ni siquiera es ser distinto, y no lo digo por ellos) y los cánones más correctos del Synth Pop.
Así nos podemos encontrar gozadas como Good Time o Vanished que perfectos temas del Synth Pop de la antigua escuela, con trallazos digitales espasmódicos como Love And Caring o Alice Practice que a cierto volumen te pueden desgarrar los oidos.
Es verdad que lo primero prevalece sobre lo segundo, y que ese terrismo digtal del que hablo para muchos no será para tanto.
Y no es menos cierto que no es nada nuevo bajo el sol en el mundo de la música. Pero lo más importante es que los temas suenan de maravilla, que no hay descartes y que la manera de ejecutarlos tiene ese sabor a hacer lo que a uno le apetece que me parece muy importante.
Como dije para Trust o para Klerupp, sino son discos perfectos, se aceran mucho.