miércoles, 26 de agosto de 2015

ROXY MUSIC - COUNTRY LIFE

La portada del cuatro disco de Roxy, del año 74, siempre me pareció excesivamente provocadora para la época. Ahora, claro está nos da la risa, pero en los setenta me parece una pasada.
Parece ser que para esta vez no necesitaron modelos, sino que cogieron a una turistas que estaban en Portugal, coincidiendo con que Brian Ferry estaba allí.
El hecho de que fuera provocadora, y en los setenta, no es difícil deducir que sufrió la censura.
Como no podía ser de otro modo, en España, salía sólo la cara de una de las chicas en la portada, y la otra chica en la contraportada.
En cuanto a los temas del disco, pues decir que Ferry seguía llevando la batuta en cuanto a la composición de los temas. Sólo algunos tema ayudan Mackay y Manzanera.
El sonido seguía puliéndose poco a poco, en el sentido que se seguía haciendo más sofisticado, elegante, inmaculado. Puro Soft Rock ideal para escuchar en cualquier sitio y momento.
No eran discos redondos los de Roxy, pero se iban acercando.
Aun así nos dejaban siempre dos o tres perlitas que valían todo el disco.
El pepinazo All I Want Is You o Out Of The Blue son buenos ejemplos de ésto.
El primero un tema inmediato y el segundo con su pequeñas dosis de sonido Rock Progresivo y Soft.
If It Takes All Night sonaría totalmente Contry de no ser por esos buenos arreglos que suavizan el resultado final.
Bitter-Sweett  comienza tranquilamente para ir cogienzo fuerza e intensidad. Y creo que se puede escuchar a Ferry cantar en varios idiomas. Termina tranquila, como empezó.
De los más Arty del disco sin perder la compostura.
Triptich comienza casi con sonidos épicos y con la voz casi al fondo. Un estribillo que suena muy a sonido inglés tradicional.
Y la verdad es que suena muy bien y muy interesante. Tiene ese "algo" que cautiva sin ser maravillosa.
Subimos de decibélios y de potencia con Casanova. Rock de toda la vida, pasado por el filtro del grupo con unos muy buenos teclados.
A Really Good Time es un bonito tema con unos excelentes arreglos de cuerda que uno agradece escuchar. Tranquilo y un pequeño bálsamo para tus oidos.
Finalizamos con un Prairie Rose que es una gozada. Otra vez Rock de Roxy Music. Es decir, su dosis de fuerza, pero también de melodía y sentimiento.
Se me olvidó decir algo de las dos primeras canciones que abren el disco.
Son The Thrill Of It All y Three y Nine.
La primera es una buena manera de abrir un disco. Tiene un comienzo potente y unos arreglos de cuerda que quedan como un guante de fondo.
La segunda es tranquila y con una armónica que le da un toque más campetre y alegre que Contry.
Roxy Music consiguieron un muy buen disco. Agradable, no redondo, pero sí que es verdad que no sobra ningún tema.
Empezaban a conseguir esa elegancia total. Y lo que es mejor, tenían ya un sonido totalmente identificable.
La voz de Brian Ferry siempre me ha parecido estupenda. Suave, dulce, pero que se sabía adaptar a cualquier circunstancia.


No hay comentarios :

Publicar un comentario