domingo, 28 de septiembre de 2014

¿Qué puedo decir de un disco de un músico que haga lo que haga siempre encuentro argumentos para defenderlo?
Pues nada más que eso defenderlo.
Y es que amo la música de Battiato. No lo puedo remediar. Me parece unos de los geníos de la música del siglo XX.
Será exagerado, no lo niego, pero es que, en mayor o menor medida, todo lo que ha hecho, me gusta.
Aquí, en este disco del 73, que es su tercer disco, sigue con la experimentación, la música progresiva y la electrónica como argumentos sonoros.
Tal vez, y sólo tal vez, el tema más conocido de este trabajo sea Aria Da Rivoluzione. Un tema más proximo al Progresivo que a la electrónica experimental, pero en cualquier caso, una gozada. Aires mediterráneos se cuelan por sus poros.
Sequenze E Frecquenze ocupa la primera cara y es otro temazo total. Un tema que casi se podría decir que, sin darte cuenta, se convierte en dos. Y no es que haya un cambio drástico en ningún momento, pero si que el tema comienza cantado,  con unos aires tétricos y con reminiscencias de música cortesana del medievo para, poco a poco, hacia casi la mitad del tema, gracias a una base de sintetizador que marca la ruta a seguir, se convierte casi en música concreta. Otra delicia experimental que no agota ni aburre.
Aries sigue también ese desarrollo progresivo que tiene un saxo en su final que es puro Free Jazz marciano.
Y Da Oriente a Occidente parece eso un recorrido sonoro entre estas dos culturas.
No esperes al Battiato más asequible y magnífico también. Para eso aún tendrían que pasar algunos años.
Pero este disco es otra manera de conocer la basta y magnífica obra del siciliano.
Si te gusta experimentar con los sonidos este disco es para ti. Sino  es así, pero te apetece darle una oportunidad a tus oidos, escúchalo.
Pero date una oportunidad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario